Saltear al contenido principal
Internet De Las Cosas: Qué Es, De Dónde Viene Y Cómo Funciona

Internet de las Cosas: qué es, de dónde viene y cómo funciona

Internet de las Cosas: qué es, de dónde viene y cómo funciona

El concepto de Internet de las Cosas ya es una realidad que está transformando nuestro día a día, nuestro trabajo y las ciudades alrededor del mundo. Es un acontecimiento reciente, pero que todavía va a sorprender mucho en términos de avance tecnológico e innovación. Usted probablemente ha tenido contacto con algún dispositivo de IoT, pero ¿usted sabe lo que esto significa?

Qué es Internet de las Cosas

Internet de las Cosas (Internet of Things) es un término que se refiere a millones de dispositivos distribuidos por todo el mundo que tienen conexión a Internet y por esto son capaces de recopilar y compartir datos de todo tipo a través de sensores y software.

Es común que estos dispositivos inteligentes intercambien información entre sí. De esta forma, por ejemplo, su asistente virtual puede avisarle sobre el tráfico inesperado hacia el trabajo, una vez que se conecta con su coche y hace un mapeo de su trayecto diariamente.

«El IoT integra la interconectividad de la cultura humana -nuestras» cosas «- con la interconexión de nuestro sistema de información digital – ‘internet’. Esa es la IoT» .

Kevin Ashton, creador del término IoT, para ZDNet.

Con esta tecnología es posible conectar prácticamente todos los dispositivos a internet, desde lámparas hasta coches. El principal objetivo es hacer que estos objetos sean más eficientes y útiles, además de anticipar nuestras necesidades, como por ejemplo una heladera que advierte que el producto está acabando, o que ha alcanzado la fecha de caducidad, y también le recomienda recetas.

Es importante resaltar que el término Internet de las Cosas es utilizado para referirse a objetos cotidianos que generalmente no tienen conexión a internet. Por lo tanto, las computadoras y los smartphones no se consideran ejemplos de IoT, mientras que los relojes y las televisiones inteligentes son excelentes ejemplos de esta aplicación.

Cómo surgió

La discusión sobre la adición de sensores e inteligencia a objetos comunes empezó en aproximadamente 1980. Sin embargo, no hubo mucho avance en ese período porque la tecnología aún no estaba suficientemente desarrollada para tal innovación.

Algunos hechos fueron imprescindibles para la viabilidad del Internet de las Cosas, como el RFID, método de identificación automática por señales de radio, banda larga de internet, celular y red WiFi. Otro punto importante para escalar la IoT fue la adaptación del IPv6, que provee direcciones de IP suficientes para todos los dispositivos por el mundo.

Alcance

Una de las primeras aplicaciones de Internet de las Cosas fue un RFID añadido a pedazos de equipos con el objetivo de mantenerlos rastreados y, por lo tanto, controlados. Desde entonces, el concepto ha sido ampliamente explorado y ya existen más cosas conectadas vía IoT que la cantidad de personas en el mundo, siendo 8.400 millones en 2017 y prometiendo alcanzar 20.400 millones en 2020.

La idea es, además de hacer su casa un ambiente inteligente con la adopción de objetos con tecnología IoT, crear ciudades inteligentes que puedan hacer el día a día de los ciudadanos más simple y servicios esenciales más eficientes, como evaluar el nivel de contaminación del medio ambiente y monitorear la salud de pacientes remotamente, por ejemplo.

La creatividad y la necesidad son grandes motivadores para crear dispositivos súper útiles e inteligentes. Por eso, podemos afirmar que todavía hay una enorme gama de posibilidades para alcanzar con el Internet de las Cosas.

Caso: Internet de las Cosas en la práctica

Una aplicación de la IoT y que ha optimizado los procesos en las empresas son los camiones con sensores GPS. Por medio del seguimiento de la ubicación, las empresas pueden saber el tiempo que los conductores llevan a hacer trayectos, prever problemas con los coches, sugerir nuevos trayectos en curso y garantizar que el conductor esté ejecutando sus tareas correctamente. De esta forma, el tiempo de viaje es optimizado y la gestión de los conductores es facilitada.